jueves, 17 de mayo de 2012

COSAS MIAS


COSAS MIAS

Batea con batea, boya con boya
Mar eterno
Almas en pena ocultas en sus fondos
Reflejos intensos que se meten por los ojos
Estallando dentro, iluminándolo todo.
Playas de arenas blancas
Nubes protectoras,
Mareas suaves y acariciadoras
Allá a lo lejos, delfines saltando
Velas volando al viento, jugando a perseguirse,
Gente paseando con buena cara.

Pilar 

10 comentarios:

  1. Muy linda poesía,amo el mar.beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tambien lo amo ¿Se nota? jaja

      Un beso

      Pilar

      Eliminar
  2. Pilar, te cuento que hoy publiqué, al costado derecho, unas fotos de mi Mar del Plata. serenidad en estos días, sólo para quienes vivimos en el lugar.
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Norma, estuve en tu blog, y te respondí allí, pero lo hago tambien aquí.
      Vives en una gran Ciudad con unas Playas maravillosas, yo vivo en un pequeño pueblo de veraneo en las Rias Bajas de Galicia, con la mar debajo de mi ventana. Somos dos enamoradas del mar.

      Un beso

      Pilar

      Eliminar
  3. Hermosas palabras e imagen, dan ganas de perderse en ellas.

    Un cariñoso saludo

    ResponderEliminar
  4. Muy cierto: muy interno y muy tuyo.
    Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador, gracias por visitarme, eres un gran Poeta y te seguiré de ahora en adelante.
      Un abrazo

      Pilar

      Eliminar
  5. Gracias Pilar, tu tambien vives en una Ciudad a la que yo amo, voy mucho por ahí y tengo ganas de volver, en cuanto esté un poco mejor lo haré.
    Gracias por venir a verme

    Besos

    Pilar

    ResponderEliminar
  6. El mar es capaz de sorprendernos con dos aspectos completamente distintos.
    Cuando de enfurece, es capaz de derribar y atraer a todo lo que encuentra a su paso.
    Cuando está en calma, invita a soñar, a relajarse y a pasear por la orilla notando la caricia de sus aguas.
    Bonita entrada, querida amiga.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, cuando se enfurece hay que temerle.

      Un beso querida amiga

      Pilar

      Eliminar